Gracias por compartir conmigo este de tú a tú

miércoles, 10 de julio de 2013

LAS PIEDRAS




 
    Cerro de Rocas y Roble de Van Gogh 1888



LAS PIEDRAS


Habría de pasar mucho tiempo
hasta que el silencio de la piedra
resbalara y corriera despavorido. 

Yo, por aquel entonces,
 era agua clara
ajena totalmente a mi conciencia.

Me gustaba soñar y escribir poemas.
                  Y seguía aquí.
 Aquí.
                  Todavía aquí.

Bajo los pies de la humanidad entera
donde pocos me conocen
y donde a nadie parece importarles
que en alguna ocasión hablen las piedras.
 
 
 

3 comentarios:

  1. En las piedras se pueden leer y saber perfectamente la hermosura de tus poemas. Nunca son indiferentes, dulce placer para los ojos.

    Un abrazo Carmela.

    ResponderEliminar
  2. En tus poemas se puede ver la hermosura de las piedras y, de todo lo demás. Sentir.

    Besos Carmela

    ResponderEliminar
  3. Me atrapa este monólogo poético de la piedra. Cuanta historia hay en ellas. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar