Gracias por compartir conmigo este de tú a tú

jueves, 3 de enero de 2013

EL HAMBRE

 
 
 
 

 
EL HAMBRE
 

Llegará el hambre.
Sé que no cederá su despotismo,
que roerá las tripas y como presagio
dejará un rastro insobornable
de hiel y amargura.
 
Pero no es en tu cara donde se reflejará,
hijo de impúdico poder,
en ti no habrá esa mirada hueca
que provoca desamparo,
ni espectro serás de una cosecha baldía.

Llega el hambre y sé que se ubicará
en cada cuenca de los ojos
que morderá  mejillas sonrosadas
                                             y sin piedad
plantará un ciprés en la puerta de cada casa.