Gracias por compartir conmigo este de tú a tú

lunes, 22 de diciembre de 2014

!!FELIZ NAVIDAD!!

 
 
!!OS DESEO A TODOS UNA FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO 2015!!
 
 
!No hay problema si sonrie la lumbre, la oliva y el cereal!
 
 
 
 
 
 

viernes, 12 de diciembre de 2014

 
 
 
CONCILYARTE CON LA MOSTRA VIVA CINEMA DEL MEDITERRANI
 

 




 


 
 
LA VIDA ABISMAL
 
Película ambientada en 1972 en Valencia. Basada en la novela finalista del Premio Planeta 2004 La vida en el abismo, del escritor valenciano Ferran Torrent.
 
 
 
                        LA VIDA ABISMAL
 
 

Provengo de los días quebradizos
de esos años setenta donde era
habitual caerse y levantarse,
de los restos de aquel lapso de tiempo.
 

¿Quién aceleró la lenta danza,
quién mi caída hacia la timba?
 

Siempre hubo un jugador empedernido,
ese muchacho malo que te enseña
cómo sobrevivir en el abismo.
 

Y así es como comienzan las apuestas:
        

Llega la noche herida de humareda,
entregados los huesos al envite.
Nadie escapa a las reglas de este juego,
nadie detiene la codicia,
 

tampoco yo me puedo escabullir,
 y no hago nada salvo reposar
este corto cañón de la pistola
muy adentro de mi boca,
refugiarme aturdido en el disparo.


Al fin y al cabo qué es el juego sino
un lugar peligroso,
como la vida.
 
Autora: Carmela Rey




martes, 2 de diciembre de 2014

III Certamen-Maratón de Microrrelatos (CLAVE)

 
 
 
 
III CERTAMEN-MARATÓN DE MICRORRELATOS (CLAVE)
 
 

La “Asociación de Escritores y Críticos Literarios de la Comunidad Valenciana” (CLAVE) y en estrecha colaboración con El Ámbito Cultural del Corte Inglés, organizó el III Certamen de Microrrelatos, cuya gala de entrega de premios y lectura por parte de los 42 finalistas, tuvo lugar el 25 de noviembre en el salón de actos del Corte Inglés de Valencia.



MICRORRELATO FINALISTA

ONDAS DE RADIO


Quisiera que  no hubiera sucedido, que aquel día no escuchara un relato a través de la radio, que la voz no dijera: “Entré en el callejón escasamente alumbrado por luces céreas de farolas, anduve despacio buscando… Lo sabía. Sabía que en cuanto  viera  su casa, la reconocería. Sí, allí estaba. Una vivienda encalada de dos pisos. Las ventanas entreabiertas con sus cortinas corridas, una luz tenue en la habitación y aquella  silueta. Su silueta” Quisiera que la voz de la radio sobre mi mesita  no se hubiera detenido un instante.

Que el calor no fuera insoportable y así no tener que  levantarme de la cama para entreabrir un poco más las ventanas. Que un ruido en la habitación no me hiciera girar la cara y dar un grito. Créanlo, quisiera que no se hubiera abalanzado sobre mí con los ojos idos, así no habría sentido sus manos sobre mi garganta.

Que la radio no comenzara de nuevo a decir: “Por fin la encontré, me abalancé sobre ella y su grito fue lo último que oí”
Llegué justo a tiempo de apagar la radio


Autora: Carmela Rey