Gracias por compartir conmigo.

domingo, 13 de septiembre de 2015

DE CUANDO TUVE PECES DE COLORES





                                                    Obra de Enrique Cuásquer Naranjo


                  
                       DE CUANDO TUVE PECES DE COLORES



Me gustaba mostrarles mi mirada terca,
a ellos espiarme, con qué inquisitivos
ojos, tras el cristal.
 

Ninguno sospechaba la elegancia
con la que se movían en aquel
engañoso
fondo marino.

Sometidos a aquella agua encarcelada,
de vez en cuando
 –qué desgracia-,
 uno emergía inerte.
 

Y a su alrededor nunca vi ni duelo,
ni dolor.


Yo tuve un acuario
con peces de colores y anhelé
formar parte de aquel ecosistema,
mas,  díganme...


¿podrían Uds. dejar
de manifestar su dolor a gritos,
podrían dejar de llorar la muerte?