Gracias por compartir conmigo este de tú a tú

miércoles, 24 de noviembre de 2010

CUANDO TENGAS TIEMPO




Cuadro de Orestes Bouzon



CUANDO TENGAS TIEMPO

Cuando tengas tiempo

Regálame tu tiempo.

Yo hice con mi tiempo,

Para ti un regalo.

Haz de tu tiempo, una flor

Y préndela en mi pelo o

Deposítala en mis manos.


viernes, 19 de noviembre de 2010

POEMA DEL TIEMPO




Poema del Tiempo

 
Te veo venir, de soslayo
Cada vez que me miro
Y veo día a día cautivo
A tu fiel y tu vasallo

Y veo en miradas vagando
Dulces otoños prendidos
Susurros, antiguos gemidos
Borrando mi ordeno y mi mando

Y cada vez veo, penando
Arreboles en mi cara, perdidos
Tras el fugaz sueño, suspiros
Amores caducos, vagando

Y veo de tanto en tanto
Que cada día voy rendido
Hacia el final del camino
Y en pérdidas sombras, voy dejando...
Llanto

¡Conviértanse mis días en risas conviértanse mis días en canto!



martes, 16 de noviembre de 2010

CONCURSO DE POESIA ETG EDITORES

Terminaron las votaciones y gracias a vuestro apoyo he llegado a ser la tercera finalista del concurso de:  ETG EDITORES.

Quiero compartir con todos vosotros esta noticia   !!Gracias!!  Un abrazo

Ganadores:   Pinchar sus nombres para ver sus blogs.

Anbairo  ( Antonio Baños)

Mª Carmen Ramos Silva

Carmela Rey


http://www.literaturayversos.blogspot.com/

domingo, 14 de noviembre de 2010

.



Joseph Lorusso - Embrace




NOS CAMBIAN LOS AÑOS



Pueden cambiarnos los años.
Pueden que nuestros sueños, se mitiguen
O distribuyan en rutinas.
Puede que cambie nuestro aspecto,
Y florezcan o mueran las dudas.
Pero tú, compañero mío
Sin duda… prevaleces, perduras.



!Año tras año, sueño tras sueño
Duda tras duda!



.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

TUVO QUE SER AQUEL DIA

Cuadro de: Guillaume Seignac "Pierrot's Emrace"


TUVO QUE SER AQUEL DIA

Tuvo que ser aquel día
En que te vi por vez primera
Cuando entre la gente tu mirada en primavera
Se cruzó con la tímida y confiada mirada mía

Tuvo que ser inquietante melodía
Los latidos de nuestros corazones
Cuando a hurtadillas se miraban remolones
Y alborotados palpitaban sigilosas letanías

Tuvo que ser prioridad nuestra aquel día
Que mis principios se juntaran con tu conclusión,
Y a oscuras susurraran desafíos del corazón
No escuchando las razones de tu boca y de la mía.

¡Tuvo que ser aquel día que tu sombra y la mía
Se enamoraran las dos!