Gracias por compartir conmigo.

miércoles, 10 de julio de 2013

LAS PIEDRAS




 
    Cerro de Rocas y Roble de Van Gogh 1888



LAS PIEDRAS


Habría de pasar mucho tiempo
hasta que el silencio de la piedra
resbalara y corriera despavorido. 

Yo, por aquel entonces,
 era agua clara
ajena totalmente a mi conciencia.

Me gustaba soñar y escribir poemas.
                  Y seguía aquí.
 Aquí.
                  Todavía aquí.

Bajo los pies de la humanidad entera
donde pocos me conocen
y donde a nadie parece importarles
que en alguna ocasión hablen las piedras.