Gracias por compartir conmigo.

lunes, 27 de octubre de 2014

UN ESTANTE CON DÍAS SUELTOS

 
 
 

                                                             
Morning Sun (1952) by Edward Hopper



                            UN ESTANTE CON DÍAS SUELTOS



Hay días que se hornean
                                   a fuego lento
y adquieren un color dorado,
otros que caen níveos, a plomo
en el vacío de la noche.

Hay días que se van sin desear
                                                ser días
y otros que miran al sol
orgullosos del genuino paisaje
                        de sus minutos.

Hay días que nos muestran
sus largos colmillos, y entonces
es un temblor el roce
cortante de las horas.

Pero entre todos esos días,
siempre habrá uno que deletree
cada sílaba de mi nombre
                        y me reconozca.

Así, pues, este puede ser el día,
hoy y no otro. Hoy que es miércoles
y solo falta una vocal
para nombrarme.
 
Poema editado en la Antología: 1O Años de Poesía en la Universidad  Politécnica de Valencia.  Polimnia 2003-2013

2 comentarios:

  1. Cada día tiene millones de nombres y entre ellos, estamos los dos...quizá perdidos o encontrados...

    ResponderEliminar
  2. A veces perdidos y otras encontrados, lo importante es que que los días nos reconozcan.
    Gracias por el comentario.
    Un saludo

    ResponderEliminar